18.3.15

¿Y si cuando yo
dulcemente
expire
viene un ángel
y me saca
a empujones
de la muerte,
y ordena:
"!Crucifíquenla!"?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues, que insolencia, ¡que ni con su muerte uno puede ya descansar en paz!

El parricida huerfano dijo...

Pues a mí este breve poema me pareció hermosamente bestial

josef dijo...

Un bello texto, terrible dilema. Fue un placer visitarte. Saludos y hasta la próxima

PEDAZO DE PAN dijo...

Una gran metáfora plasmada en nueve versos. Mi admiración y mis mejores deseos, amiga poeta.

6236013 dijo...

En poquisimas palabras provocas muchas sensaciones. Hasta has sacado una carcajada.

Esa es una gran cualidad del poeta,en lo corto, está todo dicho y es buenísimo, como los mejores perfumes.

Besitos con muuuucho cariño.

Pita dijo...

bueno debo decir que si lo minùsculo es por lo escaso...porque son de gran profundidad...me ha gustado

Pita dijo...

besos molona!!

Hippieboy dijo...

seria una buena oportunidad para seguir, no?

German dijo...

ja ja ja ja

crucificada?
es una broma o un gran cargo de conciencia?