18.3.15

Ella.- Sólo me caía bien, y él estaba lo suficientemente loco como para meterse mil kilómetros entre pecho y espalda, justo en el lugar del músculo latiente, por una sonrisa. Yo no provoqué sus ilusiones, pero tampoco le impedí moverse; sinceramente, me daba igual lo que hiciera o dónde estuviera mientras yo pudiera tener mi vida en paz. No me preocupé demasiado por él, era libre de estar loco, mientras no perjudicara a nadie más. Necesitaba algo de actividad en su vida, una historia que contar... y me utilizó a mí para conseguirla.

Me parecía simpático, al principio. Cuando le tuve cerca, y tuve que sufrir su locura, me di cuenta de que participaba de los defectos que más detestaba o peor soportaba. Verle ahí, tener que escucharle me hacía hervir la sangre. Y era peor cuando intentaba tocarme; saltaba como un resorte sin conseguir disimularlo. Tampoco es que quisiera herirle, pero me costaba mucho contener estas reacciones. Sobre todo cuando empezó a pensar y a actuar como si nosotros fuéramos algo. No me gustaba que me incluyera en esas alucinaciones suyas sin preguntarme.

De verdad, creo que estaba desesperado por tener un fracaso que relatar. Al menos así demostraría que había hecho algo interesante en su vida, que no había estado siempre parado. Es la única explicación que se me ocurre para que hiciera las cosas tan mal.

Sólo quería una historia. Y yo fui la bruja que él necesitaba, para poder insultar a alguien cuando hablara con sus amigos. En realidad, fue muy simple.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ficciones puestas como verdades universales. El 80 % de las ficciones sirven para desentrañar los misterios de la locura. Hecho: algo pasa. Ficcion: contar para disimular las cosas o crear/recrear lugares, personas, incluso sentimientos. La primera luna y los mejores de todos los colores no pueden ser parte de una indiferencia marcada. Ficciones de nuevo. Algo que contar, pero esos fracasos de ficticios son parte del mito. Ambas partes merecen un sitio en las ruinas circulares.
Sergio Ramírez.

Rey feo dijo...

que cosas mas fuertes dice señorita!!

Hippieboy dijo...

Que bueno leerle... yo no tengo nada mas que silencio ahorita.