5.3.11

.

Las personas nos confiensan sus verdades más profundas, más ocultas, cuando se sienten preparadas para ello. Y ese momento casi nunca coincide con el momento en que nosotros necesitamos oírlas. Tú me lo dices ahora; cuando ya no significa nada para mí, y cuando ya no cambia nada. A lo sumo, me haces sonreír con la mirada en el pasado. 


Se convierte en un pequeño detalle lo que en otro momento hubiera sido una bomba.

1 comentario:

Hippieboy dijo...

mire que interesante, siempre me dejan pensativos sus post.

Un abrazo.